Torrente porno, el brazo tonto de la ley

El caso es que Onán tenía que tirarse a la mujer de su difunto hermano por el motivo ya relatado. Como no era un necio sabía que el retoño resultante sería considerado hijo de su hermano, con lo cual Onán perdería los derechos de primogenitura. Fue entonces cuando Onán tuvo aquel interés en eyacular fuera de su cuñá. Porque de esa manera quedaba él primogénito, en compló… En suma, Onán es de los militantes en que follar es como hacerse una paja sin manos, lo cual es una filosofía que alguno defiende. Huelga decirlo, Dios, que es el tío más sieso y con peor follá de este universo, se cargó a Onán instaurando la condena actual al pajillerismo. Craso error de los que no supieron interpretar la Biblia. Yahvé se cargó a Onán por no respetar la ley judía. Recordemos que los antiguos hebreos no tenían poder de abstracción, con lo cual tendría que haber una ley que prohibiese la masturbación específicamente. O el control de natalidad (los egipcios usaban intestinos de cordero como preservativo). Y no la había. Así pues, señor Mázinger 16, revise sus encíclicas y únase a los gloriosos protas de esta lista. https://videos-porno.xxx/videos-porno/chicas-masturbandose

Torrente, el brazo tonto de la ley

“¿Nos hacemos unas pajillas?”

La masturbación recíproca es algo más antiguo que Platón y Aristóteles. Es, sin duda, una de las bases del machismo de la cultura árabe, cuando los jóvenes se van al Hamam y dejan a los seres inferiores enclaustrados en casa. Pero, pese a quien pese, Santiago Segura logró apropiarse de este fenómeno cultural en una gran escena que logró repetir, con éxito, con Gabino Diego, y con la boca, en “Torrente 2: Misión en Marbella”. Esta frase permanecerá y, como prueba, una escena de “Un paso adelante” en la que el Paleto está con Beatriz Luengo, esperando a la salida de un hotel: “-¿Van a tardar mucho en salir? –Igual unas horas… – ¿Y qué hacemos hasta entonces? -¿Tú has visto Torrente? –No ¿por qué? –Por nada, por nada…”. Después de este film, dos hombres solos se lo pensarán dos veces antes de decir “¿Y qué hacemos ahora?”.

Dios, tiene que ser una pesadilla estar montando cintas porno una tras otra. Un par tiene gracia y tal, pero esto es como la pintura verde, que un litro empalaga :p

Montar pelis porno tiene que ser, como dice, rober, un poco pesadilla. Claro que tampoco es para envidiar a los que las verifican para emisión: tienen que tragárselas enteras sin apartar la vita. Recuerdo cuando en Digital + empezaron a emitir porno gay y todos los verificadores se negaron a realizar la tarea. Tuvo que hacerlo el propio encargado de las compras (el insigne director casposo Carlos Aureud) y un becario que era amigo mío. Pobre onvre. Otro compañero y yo solíamos entrar con mucha mala leche en la cabina de verificación gritando ‘¡Las manos quietas!’, mientras el povre onvre veía perlas como ‘Culitos Donetes’. Qué josdeputa que fuimos.

Para mi es francamente desagradable el porno pretencioso.

Cuando busco porno, busco algo que se adapte al esquema de 14 pasos de Vicisitud.

La finalidad del porno es: pajearse o escojonarse. O ambas cosas.

Por eso las peliculas de los hermanos Lapiedra son muy poco apropiadas.

¿Una cita de Baudelaire abriendo una porno? ¿Marques de Sade + cyberpunk?

El camino del que esta hastiado del porno y no encuentra salida en el sexo real, no es otro que animales,enanos y transexuales. Nunca Baudelaire.

Soy profesor de tinglados varios audiovisuales, y la verdad es que este post es muy didáctico.
No se si algún día les daré nociones de esto a los alumnos, pero en cualquier caso te felicito.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *